Reflexiones sobre el amor

El amor es un tema central en nuestras vidas, lleno de reflexiones y presente en el día a día con manifestaciones de todo tipo, frases de amor, gestos, acciones, historias, canciones ….. a cada instante hay millones de personas que hablan de amor, sin embargo, es difícil definirlo de una forma científica. Es tan etéreo e intangible que resulta complicado tratarlo en textos académicos e investigaciones que traten cuestiones del afecto en las relaciones interpersonales.

 

reflexiones sobre el amor
reflexiones sobre el amor

Está claro que no hay un único tipo de amor. Hay tantas clases de amor como de personas y de circunstancias porque el amor no siempre es igual, cambia no sólo con las personas sino con el tiempo y el contexto. Si se revisan definiciones sobre “que es el amor“, se puede observar los contrastes e, incluso, contradicciones sobre lo que cada uno piensa del amor. Adicionalmente, hay muchas percepciones diferentes sobre el amor y su relación o no con la atracción, máxime cuando el amor se sitúa en un contexto temporal. El amor en un encuentro o en una relación duradera. Casi imposible compararlos.

Amor y atracción van tan juntos y se confunden tanto que es muy difícil saber si tienen que ir siempre a la par o pueden ir separados. Pero aún es más, se habla de amor en situaciones tan distantes entre sí que parece mentira que todo se pueda llamar de la misma forma, bajo la palabra amor. Ese amor que se basa en la comprensión, la compañía, la ayuda al ser amado, parece no tener nada que ver con esos amores apasionados en donde el dolor está presente en cada uno de sus trances. Del amor generoso y altruista hay gran distancia hasta el amor egoista, platónico o idealizado. Hay tantas clases de amor que parece que deberían llamarse de otra forma. El amor de los místicos que tanto han protagonizado escritos referentes al amor, poco tiene que ver con esos amores llenos de erotismo y de explosión sexual.

Hablar de amor es hablar de atracción, es también hablar de afecto, también de pasión y todos estos componentes cambian y evolucionan en el tiempo y son diferentes en las personas. Ello explicaría que bajo el término de amor quepan tantos comportamientos y situaciones, ya que los componentes cambian en proporción. La pasión surge y, en principio, se va disipando con el tiempo, mientras que el afecto crece con él. Aún así, e intentando racionalizar lo que es el amor. habría que concluir que hay componentes irracionales porque si no, es imposible explicar el paso tan repentino que se puede producir del amor al odio y las rupturas tan traumáticas de parejas.

 

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *